image
El Mapa de América de 1562 por Diego Gutiérrez

La llegada de Cristóbal Colón a finales de siglo XV a la isla de Guanahani, en las Bahamas, abrió las puertas a todo un nuevo mundo para los exploradores españoles y europeos. América, como se le llegó a llamar más tarde, se convirtió en el destino de numerosas exploraciones y aventuras a partir de 1492. A través de las bulas papales de 1493 y el famoso Tratado de Tordesillas de 1494, las dos potencias ibéricas tomaron posesión del Hemisferio Occidental, aunque para ellos las tierras recién descubiertas eran extensiones de Asia, o de islas cerca de sus costas.

Durante los próximos setenta años tuvo lugar una verdadera avalancha de esfuerzos individuales y estatales por descubrir, explorar y entender América en su totalidad, aunque inicialmente los esfuerzos estaban más concentrados por las costas. Entradas exploradoras continuaron hasta bien entrado el siglo XVIII hasta que cada segmento de América, del Canadá a Tierra del Fuego, fue visitado y estudiado.

El Hemisferio Occidental
image

En la Europa del siglo XVI el conocimiento de la geografía de América estaba basada primordialmente en las observaciones de exploradores y navegantes patrocinados por España y Portugal, e interpretadas y delineadas por los cosmógrafos oficiales de las coronas españolas y portuguesas del nuevo imperio ultramarino. A medida que la visión comercial y de aquisición de nuevas tierras cambiaba en Europa del Mediterráneo al Océano Atlántico, la información que se adquiría acerca de los nuevos territorios era de vital importancia para España como potencia mundial. Se produjeron cambios profundos en los conceptos geográficos arraigados por mucho tiempo, a medida que la observación práctica chocaba con las ideas antíguas sobre la forma del mundo y las áreas que lo comprendían.

En 1562, Diego Gutiérrez, un cartógrafo español de la respetada Casa de la Contratación, y Jerónimo Cock, un grabador notable de Amberes, colaboraron en la preparación de un espectacular y ornamentado mapa de lo que en aquel entonces se refería como la cuarta parte del mundo, América. Fue el mapa grabado más grande de América hasta aquel entonces.

Un sustancial misterio ha rodeado a este mapa por más de cuatrocientos años desde su creación. Confusión acerca de su autoría, el lugar de su impresión e incluso las razones de su preparación todavía persisten. El hecho de que se conozcan solo dos copias, una en la Biblioteca del Congreso (Washington, D.C.) y la otra en la British Library (Londres), sin duda contribuye a nuestra falta de conocimiento acerca de su valorosa y autoritativa descripción de los dominios españoles en su nuevo mundo, América.

Titulado Americae sive quartae orbis partis nova et exactissima descriptio (Auctore Diego Gutiero Philippi Regis Hisp. etc.
Animales marinos en el norte del Atlántico
image
Cosmographo. Hiero Cock Excude, 1562
, el mapa describe la costa este de América del Norte, América Central y del Sur en su totalidad y porciones de las costas occidentales de Europa y Africa. A pesar de que solo una escala de longitud aparece, está claro que el mapa cubre el área entre 0° y 115’ longitud oeste de Greenwich, y 57° y 70’ latitud sur. A pesar de que no aparece una escala de latitud, el Ecuador y los Trópicos de Cáncer y de Capricornio se ven claramente y las medidas entre estas latitudes fijas pueden ayudar en determinar las distancias del mapa entero. Seis hojas grabadas están cuidadosamente unidas para formar un sólo mapa que mide 93 por 86 centímetros. Como este mapa termina bruscamente en el este y el oeste y la área ornamentada en la copia de la Biblioteca del Congreso aparece sólo en la parte superior e inferior del mapa, uno podría inclinarse a creer que lo que estaba planeado era un mapa mundi, del cual solo se completó la parte americana. Sin embargo, este mapa contiene un título singular identificando a América como la cuarta parte del mundo. Parece lógico, entonces, que solo se tenía planeado un mapa del Hemisferio Occidental y eso fue así. Está claro que una de las intenciones en la preparación de este mapa era el definir claramente las posesiones españolas de América para que las otras potencias europeas con intenciones para la región pudieran verlas.

Gigantes Patagoneses
image
El mapa ofrece una rica vista ilustrada de América llena de nombres e imágenes que se habían popularizado en Europa después del descubrimiento de Colón de 1492. Imágenes de loros, monos, sirenas, temibles animales marinos, caníbales, gigantes Patagoneses y un volcano en erupción en el México central, complementan los numerosos asentamientos, ríos, montañas y cabos. De acuerdo con Ruth Putnam, en su obra California: The Name (Berkeley, 1917), el mapa de Gutiérrez contiene una de las primeras referencias de California, pues en él "California" está ubicada en el extremo sur de Baja California. El mapa correctamente reconoce la presencia del sistema del Río Amazonas, otros ríos de América del Sur, el Lago Titicaca, la ubicación de Potosí y la Ciudad de México, la Florida y el punto más sureste de los Estados Unidos y una variada gama de puntos de la costa de la América del Sur, Central y Caribeña. Este fue el mapa impreso español más grande de América de antes de la mitad del siglo XVIII.

Hay tres escudos de armas en el mapa de Gutiérrez: en la parte inferior, a la derecha, el Océano Atlántico, al este de Argentina está el escudo de la corona de Portugal y los intereses portugueses en la India están indicados en el Atlántico Este "La Flota de Portugal Que Va Par Calicute". En la parte más sureste y suroeste en lo que son ahora los Estados Unidos están dos escudos de armas: el de la izquierda es el del imperio español de los Habsburgo; a su derecha está el de la corona francesa. El mapa de Gutiérrez es un mapa oficial, reconociendo a Felipe II, rey de España de 1556 a 1598, y a su media hermana Margarita de Parma, regente en Holanda de 1559 a 1562.

La siguiente inscripción (en latín en el mapa) revela setenta años del histórico viaje de Colón, la creencia popular que Américo Vespucio descubrió América en 1497: "Esta cuarta parte del mundo permaneció desconocida para todos los geógrafos hasta el año 1497, cuando fue descubierta por Américo Vespucio al servicio del rey de Castilla, obteniendo así, después, el nombre del descubridor.
Una referencia muy temprana a California
image

El mapa ha sido usado como prueba en dos disputas fronterizas en América del Sur. Fue reproducido en parte en Frontières entre le Brésil et la Guyane Francaise. Mémoire présenté par les Etats Unis de Brésil. Atlas (Paris, 1899) y Juicio de límites entre el Perú y Bolivia. Prueba peruana presentada al gobierno de la República Argentina por Víctor M. Maurtua. Atlas (Barcelona, 1906). Johann George Kohl hizo una copia calcada en el siglo XIX, para su colección de mapas copiados a mano en bibliotecas y archivos europeos para el estudio del descubrimiento, exploración y la cartografía de América del Norte, ahora en la geography and Map Division de la Biblioteca del Congreso.

Detalle del grabado fino de Jerónimo

El delineante Diego Gutiérrez había sido nombrado cosmógrafo de la Casa de Contratación por órden real el 22 de octubre de 1554, después de la muerte de su padre Diego en enero del mismo año. Recibía un salario de 6000 maravedíes por su conocida habilidad para hacer cartas de navegación y otros instrumentos naúticos. En el famoso mapa de América de 1562, él aparece identificado como el "Auctore Diego Gutiero Philippe Regis Hisp. etc." Es decir, "Diego Gutiérrez, cosmógrafo en el reinado de Felipe II de España". Sirvió como cosmógrafo en la Casa de Contratación de 1554 hasta por lo menos 1569, de acuerdo con los documentos del Archivo General de Indias de Sevilla. El fue parte de un grupo de cartógrafos en la Casa de Contratación, que incluía a Alonso de Chaves (Piloto Mayor), Francisco Falero, Jerónimo de Chaves, Sancho Gutiérrez (hermano de Diego) y Alonso de Santa Cruz. Diego Gutiérrez se distinguía del resto por ser el "oficial de hacer cartas de marear". El hermano de Diego, Sancho, llegó a ser cosmógrafo de la Casa de Contratación el 18 de mayo de 1553.

El grabador del mapa, Jerónimo Cock, era un artista flamenco de reconocido talento que trabajaba en Amberes. El ha sido considerado como unos de los más importantes grabadores e impresores en la Europa del siglo XVI. Amberes se convirtió en el mayor centro de grabados y libros en los Países Bajos. Cock era el hijo de Jan Wellens o Willems, alias Cock, y tenía un hermano, Mathias Cock; los dos eran pintores notables. Nacido en Amberes en 1510, Cock fue admitido al Gremio de San Lucas como pintor en 1545, y luego se ocupó a grabar y vender grabados. Entre 1546 y 1548, estudió en Roma, donde fue influenciado por el trabajo de artistas notables y grabadores como Antonio Salamanca y Antonio Lafrery. En 1548, Cock estableció en Amberes el taller Aux Quatre Vents (A Los Cuatro Vientos). Entre 1548 y 1570 en que murió, tuvo un negocio muy famoso, popularizando el arte de los mejores maestros holandeses a través de sus grabados.

En 1550, Cock preparó su primer grabado de las ruinas de la Antígua Roma, seguido de veinte y cuatro placas de las ruinas en mayo de 1554. El grabó varios trabajos en honor de Carlos V, Emperador del Sacro Imperio Romano y Rey de España, incluyendo la pompa fúnebre en 1559, delineando el cortejo fúnebre organizado en Bruselas en 1558 por Felipe II en honor de su padre. En 1555, Cock grabó los retratos de Felipe II y María y Maximiliano de Austria. En 1556, grabó un retrato de Carlos V y en 1563 produjo el Divi Caroli imp. Opt. Max. victoriae, una serie de doce grabados ilustrando los triunfos del emperador.

Cock hizo grabaciones de varios mapas, incluyendo los de Leiden (1550), Piedmont (1551), Sicilia (1553), Turquía y Persia por Castaldo (1555), Siena (1555), Ostia (1557), una vista panorámica de Amberes, el Cerco de San Quintín (1557), Ypres (1562), Hableneuf (1563), Malta (1565), La Borgoña de Fernando de Launoy (1562) y la Tierra Santa, de Petru Laicksteen (1562), además del mapa de América de 1562. Grabó varios de los mapas de Abraham Ortelius Theatrum Orbis Terrarum publicado en 1562 por la imprenta Plantin en Amberes y citado en el Catalogus Auctorum Tabularum Geographicarum. Sus grabados también aparecieron en Nederlansche Steden, de Jacobo van Deventer; Civitatis Orbis Terrarum, de Braun y Hogenberg y la Cosmographia, de Sebastian de Münster.

Para darle a su negocio un aire más oficial y obtener privilegios, Cock tuvo como su mecenas al poderoso Antonio Perrenot, Cardenal de Granvela (1517-1586), a quien Cock le dedicó algunos de sus grabados. Su viuda siguió con el negocio después de su muerte en 1570.

Los hechos transcurridos sobre de la distribución del mapa de América de 1562 o de cuantas copias del mismo se hicieron, no son conocidos. Parece, sin embargo,
Escudos de España y de Francia
image
que bastantes copias se podrían haber hecho considerando que la intención había sido delinear claramente la esfera de influencia de España en América, al mismo tiempo que simultaneamente se reconocia la presencia de Francia y Portugal. Resulta irónico en los años de 1560, después de la aparición del mapa, España se vio obligada a reenforzar su presencia a lo largo de la costa norte del Atlántico en Norteamérica. En 1562, Francia comenzó a colonizar lugares en lo que son ahora los estados de Carolina del Sur y la Florida, amenazando el control exlusivo de España en esa zona.

Es posible que el mapa había sido producido por un pedido oficial de España a través de Antoine Perrenot de Granvela, que era el negociador español para el Tratado de Cateau Cambresis en 1559. Como se mencionó anteriormente, Granvela fue el mecenas de muchos de los grabados de Cock en Amberes. Ese tratado entre Francia y España, y otro aparte del mismo nombre entre Francia e Inglaterra acabó con casi treinta años de guerra constante en Europa occidental. Y el reconocimiento de Felipe II en el mapa, y de quién era cosmógrafo Gutiérrez, que el mapa fuera probablemente preparado después de 1556, cuando Carlos V abdicó el trono en favor de su hijo Felipe II y se retiró al monasterio de Yuste, en Extremadura. Carlos murió el 21 de septiembre de 1558.

Flotas luchando en el Atlántico del sur
image
El Tratado de Cateau Cambresis del 3 de abril de 1559 entre España y Francia, es un suceso importante en la elaboración del mapa. Ese tratado y el firmado el 2 de abril de 1559 entre Francia e Inglaterra, son conocidos conjuntamente como la Paz de Cateau Cambresis. Esos tratados comprendían los acuerdos más amplios delineados antes de la Paz de Westfalia en el siglo XVII, estableciendo de una manera efectiva el status quo político-legal para Europa para los próximos noventa años. El tratado se concluyó con un acuerdo franco-español, el matrimonio de Isabel de Valois, hija de Enrique II, rey de Francia, con Felipe II en el verano de 1559. La alianza matrimonial de los dos reinos posiblemente sea la explicación del por qué los escudos de armas de España y Francia estaban juntos en el mapa de Gutiérrez.

Aparentemente un acuerdo oral entre los negociadores franceses y españoles en Cateau Cambresis concluyó que los parámetros geográficos del tratado no se extenderían a áreas no-europeas, por ejemplo, América, donde los franceses reclamaban el derecho a comerciar, pero que España les negaba.

Una de las omisiones en el mapa de América de Gutiérrez es la ausencia de la famosa línea de demarcación. Esta hipotética línea vertical en el Oceáno Atlántico servía de división entre las posesiones españolas y portuguesas en América. Al oeste de la línea estaban las áreas de influencia españolas. En el mapa de Gutiérrez, la más prominente línea de demarcación no es una línea vertical, sino una paralela u horizontal, representando al Trópico de Cáncer a 23° 30' N. Cabría de esperar que en lugar del paralelo de Cabo Bojador a 26° N, que pasa al sur de las Canarias, y que fue usado en el siglo XV por el Papa Martín para otorgar privilegios exlusivos para Portugal al sur, a través de la costa africana, y también por el Papa Nicolás V en Romanus Pontifex (1455) y todas las bulas siguientes relacionadas con las esferas de influencia. Pero la línea de latitud mencionada en el Tratado de Cateau Cambresis de 1559 y que aparece prominente en el mapa de Gutiérrez era la del Trópico de Cáncer.

¿Por qué no se refirió a la famosa línea vertical de demarcación, la línea que separaba Europa de América, tanto en el Tratado Cateau Cambresis,
El Escudo de Armas de Portugal
image
como en el mapa? Los documentos diplomáticos después de 1559 indican simplemente que las áreas de influencia de España es al sur del Trópico de Cáncer, al oeste del meridiano. Pero el no saber que meridiano es crea un problema para establacer la ubicación de la línea de demarcación. ¿Sería la línea dada en la bula papal de 1493 o la del Tratado de Tordesillas de 1494? Y de la misma manera ¿qué isla en el Oceáno Atlántico sería usada como la parte más oriental para calcular la distancia a la línea de demarcación? No hay acuerdo sobre que privilegio tenía que ser aceptado, e incluso tratados individuales eran poco claros cuando se hacía referencia al punto original más oriental, fuera al oeste del meridiano de Ferro o Pico en las Azores o el de una de las Islas de Cabo Verde.

En el siglo XVI, nadie podía determinar más que en una aproximación las longitudes a través de oceános. Desde el principio de la historia diplomática de las Américas, así lo habían concluído tanto diplomáticos, como juristas y teólogos españoles, que el Papa en Roma no tenía derecho a dar lo que no era de él y que el único título válido al que España tenía derecho en América era en aquellas regiones que había ocupado físicamente. En las relaciones de los siglos XVI y XVII con España, las otras potencias europeas, a excepción de Portugal, reconocían solo una línea y esa era la del Trópico de Cáncer. Y por razones prácticas, España había escogido el uso de esa línea sin consideraciones de las donacioness papales. Los navegantes podían determinar fácilmente la ubicación del Trópico de Cáncer. Lo que lo resultó útil era que el Cáncer atravesaba los Estrechos de Florida, con el canal más seguro en su lado cubano o más sureño. Por lo tanto, ningún barco podía entrar en las aguas del Caribe o las Indias Occidentales, ni siquiera el Golfo de México, sin cruzar el Trópico de Cáncer. España estaba muy interesada en conservar el monopolio del comercio americano y la seguridad de sus flotas de oro y plata. Hasta 1559, el único serio peligro a su monopolio fue Francia y tan pronto como corsarios e intrusos franceses empezaron a ser una molestia, se implementaron medidas para perseguirlos y eliminarlos en cualquier parte por debajo del Trópico de Cáncer. Las relaciones entre España y Francia, especialmente antes de 1559, habían sido bélicas.

El sendero ondulante del Amazonas
image
ASl norte del Trópico de Cáncer, las ambiciones e intereses españoles eran más limitados. A veces reclamaban derechos a esa zona a través de expediciones e intentos de colonización, basándose en los puntos de la Bula de 1493 del Papa Alejandro. Pero su principal preocupación era la de garantizar la seguridad de las flotas con tesoros y prevenir el establecimiento de bases hostiles potenciales.

Con el mapa y el Tratado de Cateau Cambresis, España y Francia se reconocieron las zonas de posesión en América. En el período del mapa, el malaventurado asentamiento francés de Nicolás de Villegaignon en el Brasil de Portugal, que siguió al establecimiento por parte de Francia de su "La France Antarctique", estaba en contínuo ataque por los portugueses hasta que fue removido. Al sur del Trópico de Cáncer, España tenía un control firme sobre su América. Pero, de las Florida Keys al norte, España no había puesto su bandera de manera efectiva. En los 1560, en la Carolina del Sur y Florida de hoy, tuvo lugar el más ambicioso proyecto de poner a prueba la determinación española. En 1562, una nueva colonia francesa fue establecida en Florida bajo Jean Ribaut y René Laudonnière, para luego ser destruída por los españoles en 1565, con el subsiguiente establecimiento del primer asentamiento permanente en lo que son ahora los Estados Unidos, en San Agustín, como una estación protectora para la flota española que regresaba de América a España.

El magnífico mapa de Gutiérrez
Animals of Africa
image
de 1562 no fue preparado para el uso náutico o para ser científicamente exacto, a pesar de que fue a larga escala y el mapa más grande de América por un siglo, sino, más bien, un mapa ceremonial, un mapa diplomático, como quedaba patente con los escudos de armas proclamando posesiones. Con el mapa, España proclamaba a las naciones de Europa su territorio americano, delineando claramente sus esferas de control, no con grados, sino con la apariencia de una línea muy ancha para el Trópico de Cáncer, claramente dibujado en el mapa.

El mapa de América de Gutiérrez raramente ganó el reconocimiento y el estudio que merece. Quizás por su singularidad, con sólo dos copias existentes, haya contribuido a su relativa oscuridad en la literatura cartográfica. O, también es posible, que la controversia acerca de quien hizo el mapa, el padre o el menos conocido hijo, haya confundido a los investigadores. Pero, sea cual fuere la razón por la limitada información conocida de este gran mapa de América, esperamos que esta facsimilar del mapa en la Geography and Map Division de la Biblioteca del Congreso, pueda generar más investigación sobre Diego Gutiérrez y su mapa de América de 1562. Quizás, entonces, este magnífico mapa pueda colocarse en el rango de tesoros cartográficos sobre las primeras exploraciones europeas de América.

Dr. John R. Hébert
Chief
Geography and Map Division
Library of Congress
Washington, D.C.

image

Return to Spain, the United States & the American Frontier: Historias Paralelas

Discovery and Exploration Maps Home Page
Library of Congress Library of Congress
Comments: Ask a Librarian (05/19/00)